Dinero electrónico en tiempos de cuarentena

¿Cómo van a sobrevivir los más vulnerables a la cuarentena en Colombia, y cuales son los estímulos o medidas que tomará el país en pro de ellos?

 

La semana pasada, el Gobierno Nacional y varios gobiernos locales decretaron cuarentenas – primero un simulacro, luego una gran cuarentena nacional – para mitigar, y ojalá suprimir, el esparcimiento de la pandemia mundial Covid-19 en Colombia. Las medidas, acertadas, buscan proteger la vida de los más vulnerables a la enfermedad y darle tiempo al sistema de salud para que responda y pueda atender a quienes más lo necesitan. 

Esto, sin embargo, vendrá con un costo para la economía enorme y afectará, en particular, al cerca de 45%, según el DANE, de empleados informales de las principales áreas metropolitanas del país. Muchas de las personas que trabajan en la informalidad viven además del día a día – ganan en un día de trabajo lo que necesitan para cubrir sus gastos y los de sus familias diarias – lo que las vuelve particularmente vulnerables a un parón de la economía como el que empieza esta semana. ¿Cómo van a sobrevivir tantas personas a casi tres semanas de desaceleración de la economía, sin carros que arreglar, botas para lustrar o remendar, carga para transportar o clientes para los muchos puestos de comida o restaurantes? 

Esto, por supuesto, no ha sido pasado de alto por el gobierno y durante las declaraciones de la semana pasada tanto el presidente Iván Duque como la alcaldesa Claudia López, en Bogotá, anunciaron que habría una variedad de medidas para garantizar que los más vulnerables económicamente no resulten desproporcionalmente afectados por las medidas necesarias para atender la emergencia en salud. En Bogotá, se destacan que se repartirán alimentos escolares, los servicios de atención en seguridad y justicia se harán a domicilio y no se pagarán los servicios público domiciliarios. A nivel nacional y, sobre todo para nuestros efectos, el Presidente, en su alocución del viernes en la noche, mencionó la entrega de subsidios y devolución del IVA. 

En efecto, economistas y académicos internacionales llevan ya cerca de dos semanas discutiendo cómo mitigar las catastróficas consecuencias económicas que pueden tener las medidas necesarias para detener la pandemia Covid-19 a nivel mundial – no es sino ver las millonarias pérdidas de la economías china e italianas – y la necesidad de tomar medidas radicales. Así, por ejemplo, varios profesores de economía de talla mundial publicaron el libro “Mitigating the COVID Economic Crisis: Act Fast and Do Whatever It Takes” el 18 de marzo sobre las medidas que se requieren para, en sus palabras,  aplanar también la curva de la recesión económica, no solo del contagio del virus. Entre las medidas que sugieren están mantener liquidez en la economía por medio de subsidios y bonos. En el mismo sentido, el gobierno de Donald Trump, en Estados Unidos, anunció que le entregará a todas las personas que ganen menos de cierto monto un subsidio al menos durante un mes – que es, por cierto, parecido a lo que está intentando hacer Perú, también en cuarentena nacional. Katharina Pistor, profesora de derecho en la Universidad de Columbia, sugirió en un artículo titulado “Money in the time of Coronavirus” crear dinero electrónico respaldado por el Estado para estimular el gasto y mantener la economía latente (no habría riesgo de inflación, pues estamos a puertas de una escasez de dinero) para que despegue sana y salva, aunque aporreada, y se recupere rápidamente cuando podamos volver lentamente a nuestra vida normal. La lógica detrás de varias de estas propuestas es que el gasto de alguien es siempre el ingreso de alguien más, y la liquidez en el mercado – así haya muchos comercios cerrados – permitirá que restaurantes sigan vendiendo comida a domicilio, tenderos atendiendo sus tiendas, e incluso aquellos que no puedan trabajar, puedan seguir gastando y cubriendo los costos de otros comercios locales, además de comprando y adquiriendo los servicios y bienes básicos que requieren para sobrevivir.

Todo esto suena necesario y emocionante y, sin embargo, casi imposible de ejecutar en un país como Colombia, donde así como el 48% de la población trabaja en la informalidad el 65% de la población no está bancarizada. Además, si bien los esfuerzos y propuestas del gobierno de llevar servicios a donde los más vulnerables son correctos, la tarea es titánica, y es una vieja sabiduría de la economía que incentivar el mercado es, muchas veces, la mejor forma de garantizar que todos tengamos qué comer. No es claro hasta la fecha tampoco cómo se planeará la entrega de subsidios y devolución de IVA de maneras que no sean presenciales y, por lo tanto, no propicien aglomeraciones donde el contagio del virus sea fácil. ¿A dónde girar estos recursos? 

Afortunadamente – y esta es la propuesta – Colombia tiene un ecosistema fintech rico y efervescente. Algunos de sus actores, como Billetera Tpaga, llevamos además ya casi dos años especializándonos en llevarle servicios financieros a las poblaciones informales y no bancarizadas: Nuestra red de cash-out es más grande que la red de cajeros de cualquier banco del país y llega a rincones y barrios donde no hay cajeros. Operamos en plazas de mercados y hemos diseñado nuestra aplicación para que sea intuitiva y opere con facilidad en celulares que no necesariamente tienen una excelente cámara para hacer reconocimiento facial o excelente resolución de imágenes. Tenemos ya la infraestructura para hacer autenticación y validación de identidad y que nos permitirían habilitarle saldos a las personas que lo necesiten, según haya identificado el gobierno, y permitirles que empiecen a pagar con Tpaga, así como permitir que comercios nos reciban como medio de pago. Creemos, hace mucho, que el dinero digital es una herramienta fundamental para el desarrollo y la inclusión social. Hoy y en los días que vienen va a ser, además, fundamental no solo para que la economía sobreviva esta crisis sino, también, las personas más vulnerables y expuestas del país. 

Por supuesto, las billeteras no son, ni serán el único salvavidas. En Colombia, aún muchas personas no tienen teléfonos inteligentes – muchas de ellas de la tercera edad – y muchas no tienen planes de datos. Pero así como el personal médico y los funcionarios del Estado llevan ya al menos una semana intensa preparándose para enfrentar esta crisis, nosotros también tenemos un servicio y producto importante para prestar. De esta salimos trabajando todos juntos. Estamos listos

Carrera 7 BIS # 106-33

Bogotá, Colombia

Teléfono: +57 (1) 518-8811

©2015-2020 Tpaga S.A.S.

Todos los derechos reservados.

Encuéntranos en:
Tpaga
   Billetera Tpaga

Tpaga   Tpagaco