Freshapp nace de la iniciativa de dos amigos que compartían la idea de tener un lugar en donde se pueda ofrecer comida que todos disfruten, se sientan satisfechos, y que puedan disfrutar con su familia y amigos bajo un concepto de un restaurante saludable y diferente.

A los dos les encantaba comer, probar y cocinar de todo. Pero ¿dejar su trabajo y su estabilidad por ir corriendo detrás de un sueño? A primera vista, era toda una locura. No querían el típico restaurante, sino algo diferente. Un concepto nuevo de bienestar, a buen precio, en el que los clientes se sintieran saludables y bien atendidos, sin tener que aguantar una hora hasta que llegara el domicilio por el tráfico infernal de la ciudad.

 Así armaron un equipo de gente joven: domiciliarios, cocineros y toderos que se movían con la energía del sueño de Freshapp. Y empezaron a repartir entre sus amigos, entre los más cercanos y conocidos que comenzaron a disfrutar deliciosos platillos, amigos que se volvieron clientes fieles y que estaban atentos a cada nuevo producto para incluirlo en su dieta. Clientes que les agradecieron por presentarles una opción rica y saludable que les permitía seguir trabajando sin preocuparse por lo que estaban comiendo.

Y fue a través de la confianza de los clientes y el apoyo de su equipo que estos dos emprendedores vieron su sueño hecho realidad: con el paso del tiempo se hace la vinculación con TPAGA para así buscar un canal de pago más eficiente, sencillo y acorde a su espíritu de trabajo. Sus domiciliarios tienen afinidad con la tecnología; esto ha llevado a que los usuarios identifiquen y asimilen la propuesta de valor que tiene la Billetera Tpaga haciendo sus entregas mucho más ágiles sin necesidad de andar con efectivo en sus bolsillos.